SIERVO DE DIOS MARTIN BENEDICT (1931-1986)

El Siervo de Dios nacio en Galbeni (Rumania) en 1931 de padres campesinos. Despues de la escuela primaria en su pueblo natal (1938-1945), entro en 1945 a nuestro seminario de Halaucesti, frecuentando alli  la escuela durante tres anos. Cuando inizio la persecucion oficial a la Iglesia Catolica y la nacionalizacion de las escuelas, paso al liceo, en Bacau, donde completo la escuela superior, inscribiendose despues a la facultad de Medicina de la Universidad de Iasi, donde se doctoro en 1957.

Ejercio la profesion de medico en Raducaneni, Tatareni, Bacau y, por ultimo en el hospital de Onesti (desde 1962 hasta su muerte). En 1972 se enfermo gravemente del intestino, soportando tres operaciones en el intervalo de pocos dias. Los medicos creian que habria muerto en breve, sin embargo vivio todavia por 14 anos mas y todos consideraban su vida como un milagro. Fue entonces que su hermana Varvara, religiosa clandestina, fue a vivir con el.

Despues de inintrrumpidos contactos con nuestros frailes (especialmente con P. Gheorghe Patrascu) decidio continuar su preparacion para la vida religiosa y el sacerdocio. Bajo la guia de P. Patrascu, ministro provincial  (de incognito) de Rumania, hizo clandestinamente el noviciado, emitio la profesion temporal en 1976 y la perpetua en 1979 (no conocemos la fecha exacta porque no se conservaban registros debido a la peculiar situacion historica) y fue ordenado sacerdote el 14 de septiembre de 1980 por el obiso greco-catolico Alexandru Todea, en Slanic Moldova.

Durante todo este tiempo continuo su servicio en el hospital, sin dejar descubrir a los agentes de la "Securitate" (policia secreta) su profesion religiosa y su estado sacerdotal. En su apartamento, donde tenia un pequeno oratorio, celebraba la Santa Misa todos los dias. Por su oracion continua los fieles lo llamaban "el medico que reza mucho"  y por su bondad y su servicio apasionado "nuestro padre medico". No solo se ocupaba de la salud corporal de sus enfermos sino tambien de sus almas, exortandolos a rezar, a confesarse, regularizar su vida matrimonial....Lucho sobre todo contra el aborto y defendio la dignidad de la persona humana con sus derechos inalienables. Contribuyo, ademas, a la construccion de algunas iglesias no obstante la oposicion del regimen comunista que entonces estaba en el poder.

Durante la peregrinacion a Roma para la beattificacion del capuchino rumano Fray Geremia de Valacchia, que tuvo lugar el 30 de octubre de 1983, (durante la misa leyo, como si fuera un simple laico, una de las intenciones de la Oracion de los Fieles, con un anadido improvisado que puso en alerta a los oyentes interesados), fue reconocido como sacerdote por la policia secreta y desde entonces comenzaron las persecuciones (con arrestos, interrogatorios, intentos de envenenamiento y de atropellos de auto), que terminaron con la muerte ocurrida el 12 de julio de 1986.

Un ano despues de su muerte el agua del pozo situado junto a la casa de su pueblo natal comenzo a tener perfume y gusto de rosas. Galbeni se convirtio, en brevisimo tiempo, en meta de pereginaciones y el desarrollo de la situacion suscitaba una fuerte preocupacion para la "Securitate". Sin embargo, todos sus tentativos de parar las multitudes de gente siempre fracasaban.

Circulaban voces de tantos milagros de sanacion realizados y la gente comenzo a rezar con devocion y pedir la la ayuda y la intercesion de Martin. Su recuerdo permanece vivo tanto en la provincia religiosa como en los laicos.

El proceso de beatificacion y canonizacion se inicio el 14 de abril de 2007.

 

ORACION

Oh Trinidad Santa,
te damos gracias por haber concedido a la Iglesia
el siervo Martin Benedict,
y por llamarlo a ser medico de las almas y de los cuerpos.
Por el amor y paciencia que Tu le concediste,
el ofrecio plenamente su vida, en defensa de la dignidad y libertad humanas,
y en el servizio de los enfermos y de los pobres.
Por su intercesion, te rogamus,
que sanes las heridas del alma y del cuerpo de quienes,
con fe y amor, llegan a Ti.
Al igual que diste a el un ardiente amor a la Eucaristia,
y una fuerza invencible frente a las adversidades de este mundo,
danos tambien a nosotros, a ejemplo suyo,
el don de ser, entre los hombres, un reflejo vivo de Tu bondad,
y caminar con fe y valentia por tus santas sendas.
Te pedimos, Senor, si es tu voluntad,
pueda ser elevado a la gloria de los altares para alabanza tuya.
Amen.

Padre nuestro, Ave Maria..., Gloria al Padre...

Imprimatur, 27.02.2007
Mons. Petru Gherghel, Obispo de Iasi

 


 

 

 
Tutti i diritti riservati - All Rights reserved - Copyrigth 2007 Padre Silvestro Bejan